martes, 8 de julio de 2014

¿Hacia unas fuerzas armadas catalanas?

Cataluña estudia un ejército con un servicio militar voluntario
Propone formar reservistas para guerrillas y sabotaje en caso de una invasión

Germán González - El Mundo




La Cataluña independiente tendría unidades de infantería ligera, vehículos de combate, corbetas, barcos de asalto anfibio y aviones de control y vigilancia aérea. Además, se contaría con un servicio militar voluntario y la formación de reservistas, que actuarían en caso de conflicto bélico o de invasión, para acciones de sabotaje, emboscadas y la actuación de guerrillas. Así se desprende de varios documentos publicados por la sectorial de Defensa en la página oficial de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que tiene como objetivo crear las estructuras «de la futura Cataluña independiente».

En un comunicado, la ANC aclaró no obstante que las opiniones de las diversas asambleas sectoriales o territoriales no son la postura oficial de esta plataforma y que su posición queda reflejada en aquellos documentos firmados por la asamblea general o el secretariado nacional.

El documento recoge que un ejército es necesario para que "la comunidad internacional nos tenga en consideración y nos traten como iguales"
El documento de la sectorial de Defensa, Doctrina militar; desarrollo de un modelo propio, destaca que «la capacidad de un Estado de mantener el control sobre sus aguas territoriales y su espacio aéreo es una de las características que define un Estado como soberano». Considera que deben garantizarlos con un ejército para que «la comunidad internacional nos tenga en consideración y nos traten como iguales».

Por eso, detallan los elementos que deberían tener las «Fuerzas de Defensa de Cataluña», que contarían con un «Estado Mayor conjunto». Este ejército no sólo actuaría en territorio catalán, ya que la sectorial de la ANC destaca que el Estado debe proteger la seguridad de los ciudadanos que residan en otros países. En este sentido, se destaca que se debe tener «la capacidad de intervenir, con el conocimiento y colaboración de las autoridades locales o de forma encubierta, en muy poco tiempo y en cualquier lugar del mundo para rescatar a los catalanes que puedan ser víctimas de un secuestro por motivos ideológicos o económicos» o que deban ser evacuados de una zona conflictiva o con un desastre natural.

La sectorial de Defensa también esboza cómo debería actuar en caso de guerra o invasión, descartando un «enfrentamiento simétrico» teniendo en cuenta «la desproporción» de Cataluña respecto «a sus Estados vecinos». Así, las unidades profesionales deberían estar apoyadas por reservistas capaces de desplegarse por el territorio, ya que «las grandes ciudades serían difícilmente defendibles». A estos reservistas se los prepararía para «una guerra de guerrillas» con emboscadas, sabotaje o incursiones para desgastar al enemigo.

La sectorial cree que Cataluña independiente estaría bajo el amparo de la UE y la OTAN
Por eso, defienden un servicio militar voluntario que forme a ciudadanos que pasarían a la reserva y permitiría tener «unidades regulares» con un «sistema de promociones y ascensos radicalmente meritocrático». También detallan los vehículos que debería tener esta fuerza, tanto los específicos de infantería como helicópteros polivalentes, aviones de transportes, barcos de asalto anfibio o corbetas. Tampoco descartan alquilar barcos civiles.

Pese a la voluntad de crear este ejército catalán, la sectorial es consciente de que «a corto plazo se puede considerar que la amenaza de una guerra convencional de agresión sería prácticamente nula». La sectorial cree que una Cataluña independiente estaría bajo el amparo de los tratados internacionales de la Unión Europea y de la OTAN, por lo que no existiría el conflicto. Pese a esto, considera que los militares deberían garantizar puntos estratégicos como aquellos relacionados con las telecomunicaciones, los suministros de servicios energéticos básicos -agua, electricidad, gas- y el control de puertos y aeropuertos. También destaca que el ejército debe garantizar las rutas de comercio marítimo por el Mediterráneo y evitar el contrabando y el tráfico ilícito.

Ayer colgaron otro documento que concretaba más la división naval del ejército catalán, ya que recuerdan que Cataluña tiene «una enorme dependencia del mar». Para controlar estas aguas territoriales se pretende utilizar a los Mossos d'Esquadra y policías locales hasta crear una Academia Naval para formar oficiales. También se crearán centros de mando para organizar todo tipo de operaciones, ya sea «defensa de las aguas territoriales» o «salvamento marítimo», además de un cuartel general que controlará las «3 o 4 corbetas» que se enviarán a las misiones. Se insta a alcanzar alianzas internacionales para defender el Mediterráneo. La sectorial cree que la Fuerza Naval tendría 2.000 efectivos, a los que se pueden sumar los reservistas entrenados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada