sábado, 12 de julio de 2014

La Armada catalana

La Armada catalana, un presupuesto enorme para una fuerza casi inoperativa
Preveen una única tripulación por barco, lo que dejaría casi inutilizables sus embarcaciones.




J. Arias Borque - Libertad Digital


El documento sectorial de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) sobre las necesidades en materia de Defensa de una supuesta Cataluña independiente, y fundamentalmente, el informe sobre cómo sería la futura Fuerza Naval catalana -todavía no han realizado los informes sobre el Ejército de Tierra y el del Aire- permiten realizar los primeros análisis sobre el modelo de Fuerzas Armadas de esa supuesta Cataluña independiente.

El informe hecho público hace unos días plantea que en los primeros quince años de independencia la Fuerza Naval catalana estaría compuesta por 3-4 patrulleros de altura OPV de la clase L´Adriat, 2-3 patrulleros de litoral FPC de las clases Dvora o Skjold, 4-6 UAV (aviones no tripulados), 4-6 USV (lanchas no tripuladas), un remolcador de altura, 3-4 corbetas polivalentes de la clase Visby, un petrolero de escuadra (fleet tankers) y un buque logístico.

Expertos en material militar consultados por Libertad Digital cuantifican, pese a la poca especificación del documento en algunos aspectos, que el coste de estas adquisiciones sería cercano a los 4.500 millones de euros, al que habría que unir un presupuesto anual cercano a los 1.000 millones de euros anuales destinado a dos conceptos: mantenimiento (gasolina, revisiones, desgaste de mar...) y coste operativo. En esta cifra no está incluido el posible coste de las 4-6 USV, pues hasta el momento sólo hay prototipos y no hay productos a la venta en el mercado.

A estos gastos de adquisición y mantenimiento habría que unir el coste de personal. Según las cifras que propone la Assemblea Nacional Catalana, para ese año quince de independencia la Fuerza Naval catalana debería contar con 1.700 militares, entre oficiales y marinería. Si el coste económico por militar es similar al de las Fuerzas Armadas españolas (33000 euros anuales por militar, aproximadamente), supondría otro coste anual de más de 56 millones de euros. A esto habría que añadir asimismo el coste del mantenimiento de las instalaciones que la Armada española tiene en Cataluña (Comandancia Naval de Barcelona y Tarragona), que los independentistas usarían para su propia Fuerza Naval, y las nuevas instalaciones que necesitarían construir.

Los mismos expertos consideran que si la inversión y capacidad de los futuros Ejércitos de Tierra y del Aire de una Cataluña independiente fuese proporcional a los de su Fuerza Naval, el presupuesto anual de las Fuerzas Armadas catalanas estaría entre los 7000-8000 millones de euros anuales, rondando el 3,5-4 por ciento del presupuesto estatal, lo que situaría a este nuevo Estado con el tercero con mayor inversión en Defensa tras Estados Unidos y Turquía de la OTAN, organismo al que aspiran a incorporarse según el informe de la ANC.

"Un país que podría optar por no tener Fuerzas Armadas, apuesta por convertirse porcentualmente en un potencia militar, para lo que debería renunciar a muchas políticas sociales para su población. ¿Cuál es el objetivo?", se plantean estos expertos, que llegan a la conclusión de que se explica "en clave interna, seguramente en el hecho de que alcanzarían la independencia con un importante porcentaje de población en contra".

Este enorme gasto militar no estaría en consonancia con la operatividad que tendría esta Fuerza Naval catalana. Los cálculos del estudio hablan de 1.700 militares entre oficiales y marinería, lo que supone únicamente una tripulación por nave. La Armada española considera que para alcanzar el 70 por ciento de la operatividad se necesitan 3 tripulaciones por buque, algo que la Royal Navy británica aumenta hasta 4 tripulaciones por buque. Se considera que alcanzar una operatividad del 100 por ciento es poder tener en el mar la mitad de los buques de una Armada, mientras la otra mitad está en mantenimiento, revisión, descanso... "La operatividad sería casi nula", señala uno de los expertos militares.

El informe de la ANC parece no contemplar quiénes serían los encargados de vigilar las instalaciones militares, reparar las embarcaciones, realizarían tareas no operativas... como si no hubiesen tenido en cuenta esas tareas, aunque sí especifica que los jóvenes de la Cataluña independiente podrían prestar servicio a las Fuerzas Armadas a través de un servicio militar voluntario.

¿Qué pasaría si los jóvenes voluntarios no son suficientes? Los expertos militares consultados por Libertad Digital recuerdan que, pese a que la población española es muy superior en número, durante muchos periodos desde el fin del servicio militar obligatorio ha habido problemas de reclutamiento, algo que en una Cataluña independiente sería mucho más grave por su bajo número de población. Es por ello que casi la única opción que quedaría a este nuevo estado sería el de instaurar un servicio militar obligatorio, única forma de dotar de algo de operatividad a la Fuerza Naval catalana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada