jueves, 17 de julio de 2014

Las forçes armades catalanas tendrán sus generales

Los 'generales' del ejército catalán
Miquel Sellarés, Amadeu Recasens y Alexandre Calvo, el estado mayor teórico de las "forçes armades" del futuro.





PABLO PLANAS (BARCELONA) - Libertad Digital
¿Quién está detrás de los planes militares de la Cataluña independiente? Los papeles de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) sobre la "guerra de guerrillas" en caso de una hipotética invasión o la creación de una "fuerza naval" han provocado un intenso debate en el bloque de partidos y organizaciones independentistas. A la Generalidad le ha faltado tiempo para desmarcarse de los chocantes y ambiciosos proyectos de la ANC, a la que, no obstante, atribuye la representación de "la mayoría del pueblo de Cataluña". La propia dirección de la teóricamente asamblearia ANC ha desautorizado a la sectorial Defensa per la independència, el grupo responsable de confeccionar los documentos y darles publicidad.

El rechazo de las fuerzas vivas del soberanismo está motivado por la intensa sensación de ridículo causada por las hipótesis en las que trabaja la ANC, como la de fragatas de la OTAN con pabellón catalán destinadas a la lucha contra la piratería somalí o la de una guerra al estilo de Los siete niños de Écija frente al invasor francés o, preferentemente, español. Sin embargo, no es la primera vez que se aborda el asunto de las fuerzas armadas de una hipotética república catalana. Destacados prohombres del nacionalismo se han manifestado de manera reiterada a favor de la creación de un ejército catalán que debería ser operativo incluso antes de proclamarse la independencia.

El 'Centre d'Estudis Estratègics'

Son pocos los auténticos expertos catalanes en cuestiones militares. La máxima autoridad independentista en la materia es Miquel Sellarés, presidente de un singular Centre d'Estudis Estratègics de Catalunya (CEEC) dedicado al análisis en materia de seguridad y defensa. Sellarés fue cofundador de Convergència, exdirector de Seguridad Ciudadana de la Generalidad (1983-84), secretario de Comunicación con el tripartito (2003-04) e ideólogo de cabecera del nacionalismo en cuestiones de espionaje, seguridad, táctica y estrategia, obsesiones recurrentes en los ambientes separatistas.

Su reacción ante los papeles de la ANC no deja lugar a dudas. Van absolutamente en serio. A través de un comunicado del CEEC, Sellarés aclara que no es el autor de los polémicos papeles "a pesar de reconocer las cualidades técnicas del documento". Y avanza: El CEEC expresará próximamente con realismo y pragmatismo las cuestiones prioritarias y la hoja de ruta en cuanto a seguridad y defensa".

Apología de la "lucha armada"

No será precisamente la primera vez que Sellarés sienta cátedra sobre el ejército catalán. El pasado marzo, en una entrevista en el digital soberanista Vilaweb, se despachaba con declaraciones como estas: "Era lógico que, como país que éramos, hubiera gente que considerase que la respuesta (al franquismo) debía ser armada. Después de entrar en contacto con Jaume Martínez Vendrell (uno de los asesinos de Viola y de Bultó y cabecilla del grupo terrorista Exèrcit Popular Català) y algunos otros que se implicaron en la lucha armada, si no hubiera conocido a algunos responsables de la Ertzaintza del PNV del País Vasco, es posible que hubiese cometido ese error (el terrorismo). En cualquier caso, todavía guardo un profundo respeto por aquella gente que, ante la violencia de Estado, reaccionó. Eso quería decir que éramos un país normal".

Después de calificar el terrorismo como un "error" típico de países normales, Sellarés entra en materia militar y afirma: "Debemos tener los pies en el suelo. Ahora mismo hablar de qué ejército tendremos (la entrevista es del pasado 19 de marzo) o cómo será puede ser precipitado (...) El día después de lo que tenga que pasar debemos tener gente que pueda controlar el espacio aéreo, el espacio marítimo, el terrestre y el cibernético. Son cosas que ya debemos tener preparadas, dispuestos para actuar".

En otro pasaje sostiene que "de hecho, ya tenemos ejército". "Mucha gente se escandalizará -reconoce- pero cuando negociemos el reparto de activos y pasivos con el estado español, también tendremos que hablar de qué parte del ejército nos toca. Si lo pensamos bien, Cataluña ya tiene ejército. A Cataluña le toca un 20% del ejército español. Si tenemos que hablar, hablemos en serio. Tenemos aviones, destructores, carros de combate. Miremos el ejemplo de Suecia y Noruega, de Chequia y Eslovaquia... que se lo repartieron todo, contando hasta la última bala. Si tenemos que asumir una parte proporcional de la deuda, también nos quedaremos la parte proporcional de todo aquellos que hemos pagado".

Preguntado sobre la actitud de la Guardia Civil o del Ejército en caso de independencia, Sellarés sostenía: "Nos quedaremos sorprendidos de los que optarán por continuar en Cataluña. Nos encontraremos gente del ejército del aire y de la marina -en el de tierra no tantos- dispuesta a colaborar. A mí me han llegado a hacer propuestas desde estos sectores".

Dinero público para "estudios" militares

Cabe mencionar que la fundación CEEC presentaba hace tres años un balance económico notoriamente irregular. En 2010, recibió 1,6 millones de euros en subvenciones. En concreto, 1.424.773,73 euros de la Generalidad y 202.100 euros de la Diputación de Barcelona), pese a lo que tuvo unas pérdidas de 88.040,78 euros, según la Sindicatura de Cuentas.

Alexandre Calvo y Amadeu Recasens son otros dos grandes teóricos del ejército catalán, generales hipotéticos en un triunvirato con Sellarés. El primero es profesor de la European University y el segundo, asesor del Consejo de Europa en temas policiales. Convocados por la Assemblea hace poco más de un año, ambos sostuvieron ya entonces la necesidad de constituir una "Fuerza de Autodefensa Catalana" antes de la independencia que dispusiera de "una fuerza marítima -guardacostas y patrulleras- y helicópteros de acción rápida con la incorporación de armamento pesado". Ambos abogaban por especializar a una sección de los Mossos d'Esquadra y crear el servicio de inteligencia, el ya operativo Cesicat, del que la Generalidad se ha negado a responder en el Parlamento autonómico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada