martes, 23 de septiembre de 2014

El Ejército Mexicano no está para respetar los derechos humanos

Fox: “El Ejército no está para respetar los derechos humanos”
El expresidente ataca a Calderón, alaba a Peña Nieto por las reformas y señala que la corrupción en México es “endémica”
JAN MARTÍNEZ AHRENS - El País


Vicente Fox, este lunes / AFP

El idilio entre el expresidente Vicente Fox (2000-2006) y el actual mandatario de México, Enrique Peña Nieto, vivió este lunes otro sonoro capítulo. El hombre que hace 14 años, a bordo del PAN, acabó con tres cuatros de siglo ininterrumpidos de asfixiante primacía del PRI, se deshizo en elogios hacia las reformas de Peña Nieto. “No soy priista, ni extiendo un cheque en blanco, sino que apoyo al hombre que tuvo la inteligencia de encontrar el camino del consenso y llegar al Pacto por México [el acuerdo que ha dado pie al programa reformista]”, dijo Fox. Estas alabanzas vinieron acompañadas por un ataque directo a su sucesor en la presidencia, Felipe Calderón (2006-2012), también del PAN. Contra él cargó su munición de mayor calibre y por el flanco que más duele a Calderón, el uso del arma militar en la guerra contra el narco. “Fue un error sacar al Ejército, fue una violación flagrante de los derechos humanos. El Ejército no está para respetar los derechos humanos. La entrada de los militares agitó el avispero, pero no funcionó. Ni se acabó con los carteles ni con la droga”, afirmó. “¿De qué sirvió esa guerra, se triplicó el número de homicidios respecto a mi mandato. No se puede vivir de un solo dogma. El gran cambio de Peña Nieto es haber abandonado esa política de tema único, él no habla de carteles ni de narcos, sino de otros asuntos que importan”, añadió en una reunión con periodistas para presentar un proyecto de inversión en México.

En su discurso, el expresidente aprovechó para comparar a Calderón con uno de los personajes más odiados de México: el gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, cuya decisión de enviar a la Guardia Nacional a la frontera para cortar la entrada de inmigrantes ha indignado a su vecino del sur. “Les da igual que los migrantes sean niños o que busquen trabajo. La diferencia fundamental es que Perry y Calderón se hacen respetar por el miedo; mientras que el verdadero respeto se gana por la vía del diálogo y la ayuda. Yo no mandé al Ejército, yo construí centros de acogida. Si EEUU invirtiera lo que se gasta en muros y en su Guardia Nacional en crear puestos de trabajo en Centroamérica, no tendrían problema de inmigración ”, sostuvo Fox.

El antiguo mandatario, cuyas críticas a Calderón le han ocasionado serios quebraderos de cabeza en su partido y hasta un expediente de expulsión, abogó por la legalización de las drogas. Una ola, a su juicio, imparable, como demuestra el avance del uso medicinal de la marihuana. “La velocidad depende de la opinión pública, pero en Estados Unidos ya hay una mayoría favorable a la legalización y eso facilita el camino a Obama”, señaló. Para México, Fox también pronosticó rápidos pasos hacia delante, en especial, bajo el liderazgo de las inicitivas que se van a tomar en el Distrito Federal.

Fox hizo un paralelismo entre las maneras de gobernar de Calderón y Rick Perry, el gobernador de Texas que ha mandado a la guardia nacional a la frontera
El otro eterno problema mexicano, la corrupción, también centró la atención del expresidente panista. Aunque sostuvo que había mantenido una batalla frontal contra esta lacra, reconoció que había quedado como un asunto irresuelto. “Es endémica y difícil de erradicar”, afirmó. De su mandato, señaló que no tuvo el apoyo de la oposición. “A Peña Nieto le ayudó encontrar un PAN que supo actuar de segunda orquesta; y un PRD no tan beligerante como el que me tocó. Cada uno tiene su circunstancia y la mía fue tener, no una piedra en el zapato, sino una roca llamada Manuel López Obrador [líder del PRD en el época]”, dijo Fox con amargura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada