miércoles, 25 de marzo de 2015

Otro lío en la diplomacia argentina: Ahora en Bolivia

Alerta en la Cancillería por manejos en la embajada en Bolivia
Un nuevo problema para Timerman
El embajador Basteiro avalaría extensiones de visado y franquicias para autos por fuera de la ley, sin pedir autorización a Buenos Aires. Ya había tenido problemas por expresiones contra Chile.



Hacia La Paz. Basteiro en Diputados, antes de irse en diciembre./telam

Natasha Niebieskikwiat - Clarín

Entre las autoridades de Cancillería cunde cierta preocupación por lo que ocurre con la sede diplomática en La Paz. Si en el pasado hubo que llamar al orden al embajador en Bolivia, Ariel Basteiro, por sus abiertas expresiones, sin autorización, a favor de una salida al mar para Bolivia (lo que irritó a los chilenos), las “desmedidas” atribuciones que se adjudicó son las que preocupan ahora. Porque desde el vamos, son ilegales.

Según pudo saber Clarín, el ex diputado que el kirchnerismo le “arrancó” al socialismo, mandó a autorizar a la cancillería boliviana la extensión de la visa y la franquicia diplomática de funcionarios argentinos acreditados en La Paz que no pertenecían al cuerpo diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores. El hecho recuerda otro escándalo de irregularidades con franquicias diplomáticas de autos nacionalizados en forma irregular, pero en la Argentina. Esta vez, involucra a Basteiro como jefe de misión, pero también a su consejero Alejandra Elena di Vico, pues, como se aprecia en la documentación de esta página, es quien terminaba firmando los papeles.

Este diario sabe que de estos asuntos no está informado el canciller Héctor Timerman, pero en su oficina de prensa no quisieron dar opinión ante la consulta de Clarín, ayer a la tarde. Sin embargo, debería conocerlo la contadora Paula Verónica Ferraris, Secretaria de Coordinación y Cooperación Internacional. Pero al parecer, Basteiro tampoco habría pedido autorización en Buenos Aires.

Clarín pudo confirmar al menos una de las irregularidades. La que involucra al ex agregado aeronáutico en la sede diplomática argentina en La Paz, comodoro Edgardo Gustavo Sigler, quien debía cesar en su cargo su cargo y trasladarse de regreso a Buenos Aires el 27 de octubre de 2014, junto a otros tres militares.

Sin embargo, con fecha 20 de octubre de 2014, De Vico y Basteiro solicitaron por nota dirigida a la cancillería boliviana la ampliación de funciones y privilegios, cuando ya se le había vencido su estancia por 730 días.

De los varios documentos y facturas de compra que tiene este diario surge otra fuerte irregularidad que tiene que ver con las gestiones de Basteiro para que el ex agregado Sigler pudiera tener una franquicia diplomática -los autos se adquieren muchos más baratos- para una camioneta Nissan que costó US$ 24.789. El problema es que Sigler ya tenía otra franquicia para su Citröen comprado en la Argentina, que entró a Bolivia con placa de cortesía por pedido del embajador argentino. La ley lo prohíbe. Y cuando cesó en funciones aún los tenía.

Los jefes de misión tienen la obligación de controlar todo lo atinente a franquicias diplomáticas, según un apartado del reglamento para las representaciones diplomáticas en el exterior. El artículo 115° establece la preeminencia de las leyes locales, y en Bolivia sólo se permite tener una franquicia.

Privilegios

En el primer facsímil se observa la fecha de cese en funciones formal para el ex agregado aeronáutico Edgardo Gustavo Sigler. Sin embargo, como se ve en el segundo facsímil, una semana antes de esa fecha, la embajada pidió la ampliación de funciones y privilegios por su cuenta, sin la correspondiente resolución de Buenos Aires. Además, a Sigler se le tramitaron desde la embajada franquicias para dos vehículos, un Citröen y un Nissan, aunque en Bolivia sólo se permite una por persona.

Ariel Basteiro. Embajador en Bolivia
Edad: 55 años
Filiación política: socialista K y gremialista aeronáutico.
En julio de 2012, el gobierno de Evo Morales aprobó el placet de estilo para Ariel Basteiro sin que su pliego hubiera entrado a Senado. Algo bastante desprolijo pero finalmente lo confirmaron. Así, Cristina premiaba al ex diputado socialista devenido en K, y desde entonces también un ferviente defensor de Evo Morales, lo que provocó incomodidades con Chile y con la oposición boliviana, que no es bien recibida en la embajada argentina en La Paz. Basteiro militó en el PS desde los 18 años e integró su Comité Ejecutivo Nacional. Fue funcionario aeronáutico; director de Aerolíneas Argentinas y fundador de la CTA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada