sábado, 22 de agosto de 2015

Descabezan a la GNA

El Gobierno dispuso el relevo de la cúpula de Gendarmería Nacional
Por Mariano De Vedia | LA NACION




Enrique Zach - Gerardo Otero.

Aunque no lo hizo aún público, el Gobierno tomó la decisión de relevar al director nacional de la Gendarmería, comandante general Enrique Alberto Zach, y al subdirector, comandante general José Carlos Pereyra. Fuentes oficiales deslizaron ayer a LA NACION que el relevo de la cúpula de esta fuerza de seguridad se vincularía, entre otros motivos, con el malestar que generó en la Casa Rosada la represión con balas de goma contra choferes de la línea 60 de colectivos, hace poco más de tres semanas, para desalojar la autopista Panamericana.

"Ése fue el detonante, pero lo cierto es que no había conformidad con la conducción", transmitió una fuente cercana a la fuerza de seguridad. Zach, de origen misionero, había asumido hace tres años al frente de la Gendarmería, en medio de una inédita protesta de efectivos por reclamos salariales.

A eso se sumarían cortocircuitos internos por la conducción de la fuerza, que reúne hoy a unos 60.000 gendarmes.

Según pudo saber LA NACION, en el lugar de Zach asumiría el comandante general Gerardo José Otero, actual número tres de la fuerza, que se viene desempeñando como director nacional de operaciones logísticas. Ambos habrían tenido recientemente diferencias, se dejó trascender.

Dentro de la fuerza se describía ayer al nuevo titular Otero como un oficial con llegada directa a la ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez, por encima de su relación con el secretario del área, Sergio Berni. Antes de conducir el área de logística, fue jefe de personal de la fuerza y tuvo actuación en la estrategia del organismo para desactivar el conflicto salarial de gendarmes en octubre de 2012.

Algunas versiones indicaban que también sería inminente un recambio en la Prefectura Naval, aunque ello no pudo ser confirmado.

Los rumores eran alentados luego de conocerse una denuncia en la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman, que atribuía a un grupo de prefectos tareas de "vigilancia paralela" contra el malogrado funcionario judicial.

El relevo en la Gendarmería se produce en plena recta a las elecciones de octubre.

El viernes previo a las PASO, la fuerza desplegó efectivos en la calle Florida para un operativo contra la venta ilegal de moneda extranjera, en busca de "arbolitos" y cuevas, en la City porteña, dispuesto por el Banco Central, la AFIP y la Unidad de Investigación Financiera (UIF). También se produjo poco después de conocerse la denuncia del periodista Jorge Lanata de que le infiltraron en su computadora un virus similar al instalado en la PC del ex fiscal Alberto Nisman.

LA PROTESTA EN LA RUTA

De todos modos, la versión más firme que sostenía las razones del alejamiento del comandante general Zach apuntaba al fuerte operativo del 28 de julio para descomprimir la protesta de los choferes de la línea 60, en el cruce de Panamericana y la ruta 197, que reclamaban la reincorporación de despedidos.

En ese momento, el jefe de Gabinete y actual candidato a la gobernación bonaerense, Aníbal Fernández, justificó la actuación de los gendarmes, al precisar que los manifestantes "arrojaron cantidades industriales de piedras" sobre los agentes de seguridad.

"Se ven muchísimas agresiones de los choferes a la Gendarmería, no puede suceder que los trabajadores hagan lo que se les antoje", dijo el jefe de los ministros, al referirse a los incidentes.

Por el contrario, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) cuestionó el uso de balas de goma y de "pistolas lanzagases y agresivos químicos" para dispersar la protesta, lo cual "está prohibido por los criterios mínimos para el desarrollo de protocolos de actuación de los cuerpos policiales y fuerzas de seguridad federales en manifestaciones públicas", indicó el CELS en un comunicado.

Algunas fuentes cercanas a las fuerzas de seguridad, en tanto, atribuían el relevo de la cúpula a un probable desgaste de la conducción de la Gendarmería en la relación con Berni, a raíz de distintas órdenes directas dispuestas a los jefes de escuadrones, lo que podría alterar según esa visión la cadena de mandos.

CAMBIO DE MANDO


Enrique A. Zach
Director saliente
Grado: comandante general
Edad: 58 años

Asumió en la Gendarmería en octubre de 2012, en medio del conflicto salarial con los agentes de la fuerza, durante la gestión ministerial de Nilda Garré
Conducía la Región I, en Campo de Mayo, e impulsó la creación del Operativo Centinela. Al asumir, pasaron a retiro a diez gendarmes

Gerardo J. Otero
Director de logística
Grado: comandante general
Edad: 56 años

Es el tercero en la línea de conducción de la Gendarmería y sería nombrado director nacional
Fue jefe de personal y hace tres años firmó el pase a disponibilidad del suboficial Raúl Maza, que encabezó la protesta de gendarmes por reclamos salariales
Con la colaboración de Daniel Gallo y Mariana Verón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada