martes, 29 de septiembre de 2015

Más versos de potenciales ventas al exterior

Aviones y radares, en la mira de Bolivia y de Israel
VISITANTES DEL MUNDO Y DE LA REGIÓN EN LA MUESTRA DE PRODUCTOS DE DEFENSA. MEDIO GABINETE ESTUVO EN LOS STANDS

Por: Edgardo Aguilera - Ambito



Julio De Vido, Débora Giorgi y Antonio Caló, tres matufias.

  Lustroso y con pintura albiceleste el jet entrenador Pampa III fue la estrella de la expo Defensa de la Industria que en tres jornadas se hizo en Costa Salguero. La joya estática, evolución del primer IA 63 Pampa de los 80, concentró la atención de visitantes uniformados de la región.

Orgullo de la reestatizada Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), ex Fábrica Militar de Aviones, ex Área Material Córdoba, es quizá junto al Radar Primario Argentino (RPA) desarrollado y fabricado por el INVAP -también expuesto en la feria-, el lote que interesó y podría ganar mercado en países de la Unasur.

La apuesta es que se haga realidad el pregón repetido en cada una de las reuniones del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) de ese organismo acerca de cooperar e integrar industrias de producción para la defensa generando negocios de mutua conveniencia.

No se cerraron contratos con terceros en la muestra, sí hubo un interés manifiesto de dos países, Bolivia y Uruguay, por aviones Pampa III y radares tridimensionales (RPA). El equipo del INVAP -costo estimado entre 12 y 20 millones de dólares, según opcionales- tiene una ventaja: ya se fabricó una serie de 5 RPA sobre 6 equipos contratados para dotar a la Fuerza Aérea Argentina. Todos están desplegados en el terreno, funcionando y durante la exposición se anunció la firma de un nuevo contrato por otros cinco aparatos que completarán la cobertura de vigilancia aérea del país.

A principios de septiembre una comitiva del Ministerio de Defensa presentó a Evo Morales los productos de FAdeA, el Pampa III, y del INVAP, el RPA.

La Fuerza Aérea boliviana analiza diferentes equipos de radar para cumplir con la ley de seguridad y defensa del espacio aéreo. Bolivia, a diferencia de la Argentina, sancionó esa norma de interceptación de vuelos ilegales en 2014, habilita el derribo de aeronaves en situación de ilícitos o que violen los límites aéreos soberanos.

La identificación y alerta temprana a largo alcance que proporciona el radar es vital para la toma de decisión. El Pampa III no se diseñó para la interceptación, aunque puede cumplir la tarea, ¿o acaso la Argentina no usa Pampa, Pucará, Mirage y Skyhawk A4-AR en esa misión ordenada por el Plan Escudo del Norte? Cualquier aeronave torna polivalente en países de bolsillos flacos.

La negociación no avanzó más allá de una carta de intención, ¿Cómo pagaría Evo la millonada de dólares de sendos contratos por Pampa III y radar RPA? Hay quien piensa en una compensación parcial a través de la provisión de gas que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) tiene contratada con Energía Argentina SA (ENARSA).

El Gobierno puso casi todo el gabinete alineado tras el objetivo del secretario de Ciencia, Tecnología y Producción del Ministerio de Defensa, Santiago Rodríguez -responsable y organizador de la feria-, de batir el parche en defensa de la industria nacional orientada al mercado militar. Los ministros Aníbal Fernández, Axel Kicillof, Débora Giorgi, Julio De Vido y el anfitrión Agustín Rossi vocearon, con variantes de su propia área, un mismo libreto: "Las decisiones políticas primero de Néstor Kirchner y después de Cristina de Kirchner con las que pudimos reconstruir (con retorno a la órbita del Estado) la industria para la defensa, que había sido destruida en los 90 por la implementación de políticas neoliberales". Acompañaron la movida panelista el gerente general y CEO del INVAP, Héctor Otheguy, el presidente de FAdeA, Matías Savoca, el titular de la CGT, Antonio Caló, y el presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Argentina (ADIMRA), Juan Lascurain.

Alertado por la necesidad de FAdeA de vender su producto, otro expositor, el grupo Israel Aerospace Industries (IAI), ofreció colocar 20 Pampa en otros mercados a cambio de que la Argentina opte por el caza bombardero KFIR en reemplazo de los Mirage que la Fuerza Aérea ya desprogramó. Quid pro quo resistido en la cúpula de los aviadores (ver nota aparte).

La línea de producción del Pampa sobrevivió a la etapa privatizada de la planta cordobesa bajo la conducción de Lockheed Martin y con otra administración peronista, la de Néstor Kirchner, resucitó a los tumbos durante la gestión de Raúl Argañaraz en FAdeA. Savoca, el actual titular de la fábrica, llegó al prototipo presentado en vuelo la semana pasada. Se trata de un aparato de los 80 remozado con motor Honeywell TFE 731-40-2N, aviónica digital y sistemas de comunicaciones. El verdadero 0 km, el primer Pampa III de la serie, fue expuesto en Costa Salguero y se estima que volará por primera vez a fin de noviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada