jueves, 26 de noviembre de 2015

Aerolíneas Argentinas: Isela Constantini sería la nueva presidente

Exclusivo: Isela Costantini será la presidenta de Aerolíneas Argentinas

Es la actual presidenta de General Motors y de Adefa, la cámara que agrupa a las terminales automotrices.



Isela Costantini, presidenta de General Motors.

Luis Ceriotto - Clarín


Isela Costantini, nacida en San Pablo de padres argentinos, ya habría aceptado el ofrecimiento de ser la nueva titular de Aerolíneas Argentinas en reemplazo del camporista Mariano Recalde, aseguró a Clarín una prominente fuente del Gobierno electo.

Costantini, de 44 años y dos hijos, es la presidente de General Motors de Argentina y también de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), cargo para el cual fue reelecta hace apenas dos semanas.

Le tocará jugar un partido complejo y muy distinto al que viene habituada: en la industria automotriz mandan la eficiencia, los costos ajustados y la inversión. En Aerolíneas, hoy, las cosas son prácticamente al revés: la empresa tiene un patrimonio que se limita a algunos edificios, sistemas informáticos y simuladores. Aerolíneas vuela con una flota alquilada en su casi totalidad (tiene sólo dos aviones propios) mientras que Austral computa dos aviones propios y otros 20 que están a medio pagar.

Su funcionamiento operativo está muy lejos del punto de equilibrio y ni hablar de ganancias: para poder tener los sueldos al día, este año el Estado le terminará girando el equivalente a 550 millones de dólares. En los siete años transcurridos desde su estatización de hecho (el juicio de expropiación aun sigue en trámite) Aerolíneas y Austral recibieron auxilio del Estado por el equivalente a más de 5.000 millones de dólares.

Pero quizás lo más complejo de la tarea que tiene por delante Costantini es la negociación con el personal: Aerolíneas y Austral reparten su personal entre seis gremios: APA (personal de tierra), APTA (técnicos), AAA (aeronavegantes), UPSA (jerárquicos), APTA (pilotos de Aerolíneas) y UALA (pilotos de Austral), sin contar los gremios de controladores aéreos, que no negocian con Aerolíneas pero que en más de una ocación ya han afectado sus operaciones.

Este último renglón, el de la paz social, es quizás el principal logro político del cual se puede jactar Recalde: abogado laboralista, hijo del represente legal de gremios Héctor Recalde, Mariano Recalde supo tener alianzas una por una con casi todos los gremios aeronáuticos hasta conseguir un inédito período de paz gremial que se extendió por al menos cinco años.

Lo que no pudo evitar fue que la falta de coordinación y hasta las zancadillas entre integrantes de su propio equipo de gerentes desembocara en una sobreprogramación de vuelos que, en las últimas vacaciones de invierno, dejaron a decenas de miles de personas varadas en Aeroparque, quienes debieron quedarse sin vacaciones de invierno o, en el mejor de los casos, reprogramar su viaje. Ese es el terreno donde Costantini pisa más segura, el de la organización de equipos: tras haberse formado en el área industrial de GM en Estados Unidos, ahora está llevando la planta de GM ubicada en las afueras de Rosario a una nueva etapa, de la mano de un nuevo modelo de auto mediano que está a punto de presentar. El asunto es si llegará a la inauguración de la planta antes de asumir el cargo que le ofreció Mauricio Macri.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada