miércoles, 23 de diciembre de 2015

Cambios en la Aviación Presidencial Argentina

Macri devuelve autos de lujo de Presidencia y usará otros más austeros
El gobierno descarta los Audi por otros más austeros.




Mauricio Macri hará mañana su primer viaje como presidente. Volará ida y vuelta en el día a Asunción del Paraguay para participar de la Cumbre de jefes de Estado del Mercosur. Pero no lo hará en el Tango 01, un avión que posiblemente ya no vuelva a utilizar.

Si con las aeronaves presidenciales el problema principal es su deterioro, con la flota de automóviles oficiales la sorpresa del nuevo gobierno fue el exceso de lujo. Esta semana, el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis, devolvió un Audi Q7, la camioneta de alta gama de la firma alemana valuada en más de 200 mil dólares, que tenía en comodato la Secretaría General desde los tiempos en que Aníbal Fernández ocupaba ese despacho. El secretario General también devolverá otro Audi, el A8L 4.2 FSi Quattro, la versión especial del A8 con carrocería “limousine” que utilizaba la ex presidenta Cristina Kirchner.

De Andreis pidió un arqueo de todos los autos de lujo que están en la flota de la Casa Rosada y los diferentes ministerios. Devolverá los que estén a préstamo y venderá los que sean propios. La decisión es que Macri se movilice en un vehículo de gama intermedia o alta pero de una automotriz con terminal en la Argentina. “Estamos definiendo el auto. Será un Volkswagen o Peugeot, seguramente. Para nosotros, la imagen de sobriedad y austeridad de los funcionarios es muy importante”, resumió ante Clarín una fuente del Gobierno.

El Tango 01 viene arrastrando problemas hace años. Ese Boeing 757/200 que compró Carlos Menem en 1992 sufrió diversos desperfectos durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, desde el incendio de una turbina hasta fallas en el tren de aterrizaje. Es un avión grande, con alto consumo de combustible y autonomía de vuelo limitada: no puede volar a Europa o Estados Unidos sin hacer una escala intermedia.

El Presidente ya fue informado de que dentro de cuatro meses el T-01 debe ingresar a un servicio de mantenimiento integral con un costo de unos 20 millones de dólares.

El resto de la flota presidencial tampoco está en su mejor estado: el T-02 es un Fokker F-28 con 32 años de antigüedad, el T-04 es un Boeing 737/500 con 22 años que Aerolíneas le transfirió al gobierno el año pasado, y el T-10 es un Learjet de la Fuerza Aérea que hace largo tiempo está en reparación en Estados Unidos.

Macri pidió a la Agrupación Aérea de la Casa Militar que le prepare un informe con recomendaciones sobre qué camino seguir para modernizar la flota.

En Balcarce 50 anticipan que es probable es que el actual T-01 pase a retiro y se busque reemplazarlo con una aeronave más pequeña, moderna y eficiente.

Mientras tanto, el fin del Gobierno de Cristina determinó la salida del piloto de confianza de los Kirchner, Sergio “el Potro” Velázquez, y del jefe de la Casa Militar, Agustín Rodríguez.

Mientras se definen sus reemplazantes, Macri no utilizará la aeronave emblema de la Presidencia: para volar a Asunción el Gobierno contrató un jet privado.

Fuente Clarín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada