jueves, 4 de febrero de 2016

Purgan 600 K "espías" en la AFI

La purga llegó a los camporistas de la AFI, pero nadie los defendió
Gobierno. Más recorte de gastos.Con los 240 agentes despedidos ayer, ya suman 600. La mayoría entró con la reforma K. Y echaron a un espía clave



 Inteligencia. Frente del edificio de la ex SIDE. Hubo más despidos.

Nicolás Wiñazki - Clarín


Desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia de la Nación despidió alrededor de seis mil empleados del Estado. Esos nuevos desocupados recibieron, en general, la solidaridad de dirigentes opositores, incluso de reputados kirchneristas, algunos de los cuales durante su gestión como funcionarios echaron a subordinados suyos por cuestiones ideólogicas. Contradicciones de la nueva era Macri. Hay, sin embargo, seiscientos despedidos durante los últimos días que no consiguieron aún el apoyo de ningún sector político: la Administración Federal de Investigaciones (AFI), al mando de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, inició una profundo purga para que ya no trabajen allí militantes K sin formación profesional para desarrollar tareas de Inteligencia, afirmaron a Clarín fuentes del sector.

Ninguno de los echados reclamó, por ahora, volver a su puesto de trabajo. Algunos de ellos, por ejemplo, podría ser responsables del faltante de material tecnológico sensible para un organismo que, según las normas, debería basarse en un profesionalismo cuya esencia está sostenida por la confidencialidad y el secreto.
Anteayer, por ejemplo, la cúpula de la AFI despidió a 240 espías. El total de agentes que dejaron de serlo en las últimas semanas serían 600, dejaron trascender desde el Gobierno a Clarín.
La mayor parte de esos despedidos de la ex SIDE son jóvenes que habían desembarcado en ese ente –al que ningún Gobierno de la democracia logró domar–, por pertenecer a agrupaciones de militancia K vinculadas a la juventud. No solo de La Cámpora, sino también de otras organizaciones, como el Movimiento Evita.
“La AFI no es un lugar para hacer política partidaria”, se quejaron las fuentes de Inteligencia que están al tanto de esta reestructuración del organismo.
Los movimientos de agentes, entre los que se incluyen delegados secretos en capitales de provincias, está en pleno desarrollo.

¿Dejará su puesto el histórico representante de la AFI en Río Gallegos, Wilfredo Roque, allegado a la familia Kirchner? Es un enigma que altera a la ex familia presidencial. Durante doce años, y más, Roque trabajó para los Kirchner en diversas tareas, como el seguimiento a dirigentes de la oposición santacruceña, según denunciaron dirigentes de varios espacios políticos.

Las nuevas autoridades de la AFI, que dependen directamente del Presidente, decidieron desplazar a uno de los hombres más poderosos que había hecho crecer su influencia en el espionaje. Se trata de Fernando Pocino, ex director de Interior. Antes que él, el Gobierno K había removido al gran jefe que tuvo la Inteligencia nacional en las últimas décadas, Antonio “El Ingeniero” Stiuso.

El despido de anteayer de 240 agentes de la AFI que militaban para el kirchnerismo, según el análisis que se realizó sobre sus legajos, afectó el poder que mantenía sobre el organismo el ex hijo presidencial, hoy diputado Máximo Kirchner. Su espía de mayor confianza allí fue Martín Alaniz, un ex concejal de La Plata, amigo suyo. Él no está incluido en la purga de espías. Se fue antes de que lo echaran.

Las nuevas autoridades de la AFI descubrieron que en el lugar faltan materiales de todo tipo.
Una auditoría ya en marcha podría determinar quién se llevó qué: se podrían iniciar entonces causas penales si se descubre a espías que fueron, a la vez, ladrones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada