viernes, 11 de marzo de 2016

Pesquero chino toma el pelo por 4 días a la PNA

Prefectura disparó durante cuatro días a un barco chino que pescaba ilegalmente frente a Chubut
La nave no atendió a las maniobras intimidatorias y escapó. Solicitaron la captura internacional. 


Infobae

El mar del golfo de San Jorge, en Chubut, fue escenario de un episodio tan inusual como peligroso, que tuvo a un pesquero de origen chino como protagonista. La embarcación fue detectada en una zona prohibida para la actividad, pero hizo caso omiso de las advertencias de los guardacostas, lo que derivó en una persecución sin precedentes.

Aunque salió a la luz hoy, el hecho comenzó el 29 de febrero y se extendió durante cuatro días. Según explicó la Prefectura en un comunicado, la identificación de la nave pescando calamares de manera ilegal en la Zona Económica Exclusiva Argentina derivó en la aplicación del protocolo previsto para esos casos. Tales disposiciones comienzan con los llamados de radio y señales con el objetivo de que detenga la marcha, que fueron desatendidos.

El buque, que llevaba el nombre "Hua Li 8" y había partido hace más de un mes de un puerto chino, tampoco respondió a las maniobras que se realizaron con lanchas de aproximación para encerrarlo. Por el contrario, siguió su curso en lo que constituyó una "clara actitud de rebeldía", según definió la jueza de Comodoro Rivadavia Eva Parcio, que intervino en el caso.

La reacción llevó a la Prefectura a abrir fuego de manera intimidatoria. "Se efectúan disparos intimidatorios no dirigidos al buque, cumpliendo con la misión especial de preservar los recursos pesqueros del país, acorde a normas internacionales vigentes, pero con la premisa fundamental de la preservación de la vida humana", explicó la fuerza. Lo hicieron día y noche. Sin embargo, tampoco eso tuvo el efecto deseado.

En lugar de deponer su actitud, el "Hua Li 8" huyó hacia aguas uruguayas, según confirmaron autoridades de ese país. Pero el 3 de marzo volvieron a la jurisdicción argentina. En esa ocasión lo hicieron con las luces y radio apagadas, para no llamar la atención. "Eso representó un gran peligro para otras embarcaciones", advirtió la jueza Parcio, en declaraciones al canal TN.

El asedio recién cumplió –en parte– el objetivo en el cuarto día, cuando el pesquero dejó el mar argentino. Escapó a aguas internacionales, razón por la cual la magistrada solicitó ayuda a otros países para conseguir la captura.

Consultada al respecto en el programa radial El Exprimidor (FM Latina), la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ratificó el implementación del procedimiento que hizo Prefectura. "Nunca se le tiró a hundirlo. Lo podrían haber hecho, pero no lo hicieron", explicó. Y bromeó: "No se llevó tanto calamar como querían".

El calamar que abunda en aguas argentinas es un bien muy codiciado por pesqueros extranjeros, y es frecuente que se acerquen casi al límite de la jurisdicción nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada