jueves, 21 de abril de 2016

Boko Haram usa niños para sus atentados

Devastador informe sobre los chicos suicidas de África
Unicef


 Son usados por grupos terroristas afines al ISIS. Los drogan o los engañan. El 75% son nenas.

 Un refugiada nigeriana de 15 años en un campo en el norte Camerún, tras huir de Boko Haram en Nigeria. / AFP

Clarín

El número de niños implicados en ataques suicidas en la región del lago Chad, donde actúa el grupo terrorista nigeriano Boko Haram, se multiplicó por diez en 2015, según estimaciones de Unicef publicadas este martes.

De cuatro niños utilizados en ataques suicidas en 2014 se pasó a 44 un año después, según Unicef, que reúne datos de Nigeria, Camerún, Chad y Níger, los países donde actúa este grupo que ha jurado fidelidad al ISIS.

Más del 75% de estos kamikazes son niñas, según Unicef. El informe se llamá "Beyond Chibok" ("Más allá de Chibok"), en referencia al pueblo del noreste de Nigeria donde hace dos años Boko Haram secuestró a 276 niñas.

Boko Haram utilizó a niños en uno de cada cinco atentados suicidas cometidos el pasado año en Nigeria, Camerún, Chad y Níger, un cifra diez veces superior a la registrada en 2014, revela un informe publicado hoy.

Un niña refugiada nigeriana de 11 años en un campo en Camerún, donde se refugia de la violencia de Boko Haram. / AFP
"Que quede claro: estos niños son las víctimas, no los autores", subraya un comunicado de Unicef para África Occidental y Central.

En muchas ocasiones, los menores son engañados para entregar un paquete a cambio de una pequeña cantidad de dinero o de comida, paquete que posteriormente es detonado a distancia por un miembro del grupo terrorista.

En otras, los niños son drogados y dejados en un lugar público cargados de explosivos, añadieron las fuentes.

Los ataques suicidas se han quintuplicado entre 2014 y 2015 en los citados países, y algunas comunidades comienzan a observar a los niños como una potencial amenaza.

El uso de menores ha generado una atmósfera de sospecha con consecuencias "devastadoras", porque miles de ellos ya sufren el estigma de haber vivido en cautividad o de ser hijos de la violencia sexual, algo que los lleva a ser repudiados por sus propias familias.

​Estos niños, igual que los nacidos de matrimonios forzados o como consecuencia de violaciones, "se enfrentan a la estigmatización y a la discriminación" en sus pueblos y en los campos de desplazados.

El conflicto generado por Boko Haram ha provocado el desplazamiento de 1,3 millones de niños y el cierre de 1.800 escuelas, según Unicef.

Solo en 2015, el grupo terrorista mató a más de 3.000 personas a pesar de su pérdida de territorio y de la creciente presión militar de los países de la región del lago Chad.



Según las autoridades nigerianas, en los cinco últimos años el grupo terrorista ha asesinado a unas 12.000 personas.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que se ha intensificado en los últimos meses.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.

Fuente: agencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada