viernes, 4 de noviembre de 2016

Buscan crear una (muy necesaria) Policía de Fronteras

Buscan crear una policía migratoria para reforzar el control fronterizo
El Ministerio del Interior quiere otorgar capacidad de investigación a los funcionarios y ampliar el presupuesto de 2017; fuerte puja de poderes con Seguridad


Funcionarios de Migraciones en un operativo


En medio una puja con el Ministerio de Seguridad por el control de las fronteras, el Ministerio del Interior impulsa un ambicioso plan para darle mayores facultades a la Dirección Nacional de Migraciones y potenciar las capacidades de los funcionarios de ese organismo de control de flujo de personas en las zonas de frontera.

Según revelaron a LA NACION fuentes calificadas de la Casa Rosada, la intención del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, es crear una suerte de "policía migratoria" con capacidad de investigación de las redes de trata de personas, narcotráfico y terrorismo en las fronteras. A la vez, se impulsa la idea de crear un fuero migratorio especial, con la intención de que haya jueces y fiscales dedicados exclusivamente a las causas relacionadas con delitos migratorios, para, así, descongestionar los juzgados ordinarios, que hoy manejan esos casos.

La denominada policía migratoria sería capacitada por el Instituto Superior de Seguridad Pública de la Ciudad de Buenos Aires, que es donde se instruía a los uniformados de la Policía Metropolitana cuando Mauricio Macri era jefe de gobierno porteño. Actualmente hay unos 4000 funcionarios de la Dirección de Migraciones y se quiere sumar a 200 dentro de este nuevo esquema planificado. Se prevé que estos policías de Migraciones tendrían capacidad de investigación y de policía, aunque no habrá una delegación de facultades de las fuerzas de seguridad en las fronteras.

El amplio plan de reforma que impulsa la Dirección de Migraciones se reforzará en los próximos días con la instrumentación de un programa especial de información anticipada de pasajeros terrestres que detectará los datos de todas aquellas personas que utilicen los vehículos de pasajeros para ingresar al país. También se instalarán desde diciembre un total de 18 puertas biométricas en los aeropuertos más transitados del país para controlar digitalmente el ingreso y el egreso de pasajeros. Esto se hará con la base de datos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

El programa que prevé Frigerio para la Dirección de Migraciones se ve reflejado en la ampliación presupuestaria prevista para el año que viene. Mientras en 2016 el presupuesto para este organismo, dependiente del Ministerio del Interior, fue de 1700 millones de pesos, para 2017 se contempla una partida de $ 2200 millones. De esta manera, se busca poner en marcha un plan de reequipamiento, infraestructuras más modernas en los puestos fronterizos y capacidad operativa de los agentes de migraciones.

La decisión de Frigerio de avanzar en este plan se da en medio de una dura puja con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por el control de las fronteras. Es que la ministra giró a la Secretaría Legal y Técnica, que dirige Pablo Clusellas, un proyecto de decreto que prevé la creación de una Comisión Nacional de Fronteras que estaría bajo el ala de Seguridad y tendría su cargo el Ministerio del Interior, la AFI, los gobiernos provinciales y municipales, la Secretaría de Planeamiento Estratégico del Ministerio de Defensa y la Cancillería.

Así, Migraciones perdería poder global de control en las fronteras, que pasaría a estar bajo el ala de Seguridad. Pero en la Casa Rosada dijeron a LA NACION que aún no está avalado por la Secretaría Legal y Técnica el proyecto de decreto que envió Bullrich. No se descarta que haya retoques a esa iniciativa, y además resta enviarse por parte del Ministerio del Interior un borrador de decreto que habilita el control de 15 puestos fronterizos a la Dirección de Migraciones.

En rigor, éste fue el acuerdo que se había pactado en una reunión de ministerios hace un mes para llevar adelante una suerte de reparto equilibrado en el control de las fronteras como parte de un plan integral de lucha contra el narcotráfico, la trata y el terrorismo.

Ahora será Macri el que defina el reparto de tareas y de poder que tendrá Interior o Seguridad en cuanto al control en las fronteras. Desde lo conceptual se añadió la idea de que las Fuerzas Armadas realizarán un trabajo de apoyo logístico a las fuerzas de seguridad en la lucha contra el narcotráfico. No harán tareas de seguridad interior, ya que están prohibidas por ley.

Un proyecto ambicioso

EI Ministerio del Interior quiere que haya una policía migratoria con capacidad para realizar investigación de casos de narcotráfico, trata de personas y terrorismo en las fronteras

Se buscará instruir a los funcionarios, aumentar la cantidad de agentes y elevar la partida presupuestaria de la Dirección de Migraciones

Las funciones de la policía migratoria no se superpondrán con las de las fuerzas de seguridad. Pero el tema despierta una puja interna entre el Ministerio del Interior y el de Seguridad

El proyecto contempla también la eventual creación de un fuero migratorio para tratar los casos relacionados con delitos de extranjeros

1 comentario:

  1. ¿No estaba destinada germanderia al control de fronteras? Al fin y al cabo lo estan haciendo los mismo que los K, crear nuevas fuerzas ante su incapacidad de mejorar las que ya tenemos. Solo veo en la nota unos pitufos destinados a perseguir bolivianos, presentados con palabras rimbombantes

    ResponderEliminar